25 abr. 2019

Promesas, promesas, promesas...




Si prometen muchas cosas
si dicen que te darán
no te creas que están locos
es campaña electoral.

Soluciones acertadas
proyectos a "tuti plen"
no creas que estás soñando
es que no lo van a hacer.

Echarán tierra a los baches
y pondrán cuatro bombillas
saludarán por las calles
y hablarán con las vecinas.

Y si salen elegidos
no te vayas a olvidar
que aquello que prometieron
no lo cumplirán jamás.

Luego después de unos años
otra vuelta a la tortilla
que si caminos, si baches
y a poner cuatro bombillas.

Y así transcurre la historia
y todo ello sin cambiar
y esto parece una noria 
que no se puede parar.

Cajilón arriba
Cajilón abajo
los politiquillos
siempre del carajo.


Autor: M.Guillén

9 comentarios:

  1. El ideario político en España consta de unos cuantos artículos, pero el primero y principal es el de poder prometer y luego ser capaces de "demostrar" que las promesas solamente han sido consecuencia de la campaña electoral.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por mi edad aún recuerdo lo de "puedo prometer y prometo"

      Eliminar
  2. Gracias, María, el poema tiene ya vente años a sus espaldas y todo sigue igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti por ese ingenio que te ha dado el destino.

      Eliminar
  3. Pues absolutamente de acuerdo con ambos dos... al poeta y a su mejor lectora.

    Ese poema podría haber sido escrito ayer o mañana, nada cambió, ni está cambiando ni cambiará.

    Miles de besos a mis dos divinos chipioneros

    ResponderEliminar
  4. Me hace recordar, estimada María, cuando hace años aquí en Chile un candidato a consejal de un ayuntamiento, en ese entonces llamados regidores, colocó un inmenso letrero en la vía pública que decía: "Contra la proliferación nuclear, vote por fulano".

    ResponderEliminar
  5. Querida Maria :

    Muy bien y al punto.

    Esto mas preciso no puede ser " los politiquillos
    siempre del carajo ".

    Abrazo fuerte y me encanto tu blog

    ResponderEliminar
  6. A ver moceta. El verter en nuestros oídos las palabras que tanto anhelamos oír, también es un arte que practican de maravilla, al tiempo que nos entretienen con su espectáculo de masas: hay quien hace de payaso, otros de fieras, algunos de equilibristas, otros de engañabobos, otros... Eso tiene su "aquel", ¿no?

    ResponderEliminar

El secreto es respeto.