27 mar. 2019

De la ecuanimidad en los mayores

                                                         
                                            Foto tomada por Brett Sayles de Pexels


Conforme pasan los años, los blogs que leo con más frecuencia suelen ser los de personas de mi edad.
He notado que en muchos de ellos lo que escriben mis coetáneos son relatos de comprensión hacia los sucesos de la vida en general. Ahora dan a entender que comprenden a los más jóvenes y justifican sus hechos como algo inherente a su edad.
Las mismas personas que hasta hace veinte años despotricaban bastante de todo lo que oliera a juventud alocada y desenfreno.
Se ven a otros abuelos con la baba caída dejando a los nietos hacer cosas que ya se guardarían mucho sus hijos de haber hecho. La frase "déjalo que disfrute" no les salía de dentro cuando sus hijos eran pequeños.
También están los intransigentes, gruñones y siesos en general, que siguen siendo una pesadilla para los que tratan con ellos. Esos, afortunadamente, son los menos.
Hay un refrán que dice: "Ni arre que trote, ni so que te pare" Lo que ya decían los latinos con aquello de que en la mitad está la virtud.
¿De qué lado estás tú?

6 comentarios:

  1. ¿De qué lado estás tú? En ocasiones en la luna de Valencia, en otras en Babia y en alguna me muestro intransigente con lo que veo en la juventud.
    Tengo tres hijos, pero ninguno ha sabido darme ningún nieto, así que ignoro como reaccionaría en el caso de tener a uno bajo mi tutela.
    Un saludo desde la capital de Aragón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa como a ti, que no tengo nietos. Pero seguro que no consentiría como tampoco consentí a mis hijos. Creo fervientemente que la educación es fundamental para que haya personas justas.
      Gracias por tu comentario
      Saludos desde Chipiona.

      Eliminar
  2. Estoy del lado más cercano al tuyo seguramente. Traté de educar a mis hijas y ahora no soy abuela consentidora porque entiendo que consentir sin sentido, hace que pierda sentido la educación. Los hijos crecieron, y los nietos también crecen, por tanto hagamos crecer buenas personas, mejor nos irá a todos.

    Besitos Chipionera guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente querida, así es. Por tu parte yo sabía tu respuesta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. "Bueno el cilantro, pero no tanto" dice un refrán muy usado aquí en Chile, estimada María.Lo trato de practicar con mis nietos, aunque de los seis solamente me queda uno en edad de obedecerme.¡Así pasan los años!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos lo intentas Esteban.
      Seguro que los cinco anteriores te salieron muy buenos.

      Saludos.

      Eliminar

El secreto es respeto.