8 mar. 2019

Ayudando que es gerundio



No sé si a ti te ha pasado alguna vez, últimamente a mí me pasa cada dos por tres.
Leo y veo que hay personas muy necesitadas de elementos imprescindibles para vivir.
Hasta no hace mucho he procurado ayudar en la medida de mis posibilidades, incluso he compartido literalmente mi comida mitad por mitad con otras gentes. He dado una parte de mi sueldo para apadrinamientos, acciones contra los fenomenos meteorológicos, guerras, refugiados... etc.
No soy de las que ha escondido la cabeza bajo tierra esperando que pase la tragedia y que la resuelvan otros.
Pero, como digo al principio, me está pasando que no quiero saber nada de este tipo de colaboraciones.
Mi pequeño e insignificante grano de arena va a parar a un lado indefinido. Ya sea en forma de firma o de dinero.
Alguien de estas organizaciones no gubernamentales decide que hay que mantener unas carísimas oficinas con personal cobrando más que yo y con medios modernos "muy necesarios" para atender las necesidades de determinadas personas que están muriendo de enfermedad o hambre.
Me siento estafada.
Porque, no sé a ti, pero yo gano un sueldo muy pequeño y lo poco que puedo regalar será poco para estos "benefactores de traje y corbata" pero para mí es un buen bocado.

4 comentarios:

  1. Hola guapa. Te doy toda la razón
    En muy pocas ocasiones he enviado dinero para catástrofes y en ninguna para apadrinamientos. Siempre he pensado que ese dinero nunca llegaría a los verdaderos necesitados; que habría en el camino muchos bolsillos sin escrúpulos que se llenarían con la bondad de la gente. Ahora me das la razón sin habértela pedido y la verdad, me quedo mucho más tranquila.

    Besazos mis chipineros divinos

    ResponderEliminar
  2. Muy comprensible aprensiones, estimada María.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  3. Yo no estoy del todo de acuerdo con eso. Lo que hay que hacer es informarse bien de a donde va nuestro dinero y como se emplea. Hay ONGs que son de fiar y también hay medios de enviar nuestro donativo directamente a través de personas que viajan como coooperantes a los sitios en donde es necesario. Son personas conocidas, amigas incluso, de las que nos fiamos y que sabemos que lo van a emplear bien.

    ResponderEliminar

El secreto es respeto.